Somos una red de investigadores que trabaja para la libre circulación del conocimiento y para mejorar el diálogo entre las ciencias del mar y el conjunto de la sociedad.

13 jul. 2009

Estrechos!

Más del 95% del agua que existe en nuestro planeta está en los océanos, mejor dicho: en el Océano. El Océano es un sistema de cuencas comunicadas entre si; un sistema de vasos comunicantes en el que el tipo de conexión entre cada zona condiciona la forma de intercambio entre las masa de agua e indirectamente el clima. Por ejemplo la formación del istmo de Panamá hace unos 4 millones de años terminó con la conexión norte entre el Océano Atlántico y el Océano Pacífico, modificando totalmente la circulación. De esta forma la corriente cálida atlántica perdió fuerza migrando ligeramente al sur lo que permitió la formación de hielo en el polo norte y la instalación del sistema actual de la corriente del Golfo que regula el clima en una buena parte de Europa, etc. Una sutil diferencia en el tipo de conexión entre las dos masas de agua: la atlántica y la pacífica generó la aparición del hielo en el polo norte y modificó profundamente el clima del resto del planeta. A escala menor el estrecho de Gibraltar, brazo de mar de apenas 14 kilómetros, se formó aproximadamente en al misma época, antes la conexión entre el Mediterráneo y el Océano mundial a través del Atlántico se hacían pour una conexión al norte del actual estrecho y otra al sur, el cambio en el tipo de conexión no se sabe cuanto tiempo duró, lo que sí se sabe es que entre los dos periodos el Mediterráneo se secó; el nivel del mar bajo unos 1500 metros! para volver a llenarse de agua hace unos 5 millones de años generando el paisaje que sería en gran medida la cuna de nuestra civilización.

Qué pasa actualmente en esos puntos delicados de conexión entre cada océano?
Qué actividades desarrolla el hombre en esas frágiles bisagras del equilibrio planetario?
Imagen de uno de los millones de barcos que circulan por estos estrechos pasadizos, de más de 200 metros de eslora y que son los responsables directos de una buena parte de la polución del Océano.

Decenas de barcos de más de 200 metros de eslora esperando entrar en el canal de Panamá.

Barcos de más de 200 metros de eslora en las proximidades del estrecho de Malacca, en el puerto de Shanghai.


Imagen radar de la NASA que muestra la concentración de aerosoles en el estrecho de Malacca.

El caso es que por el estrecho de Gibraltar circulan casi 100 mil buques al año. Por el canal de Panamá, abierto artificialmente a principios del siglo XX, circularon en el año 2008 más de 13 mil buques siendo el principal usuario Japón, de reconocida delicadeza en materia de pesca y el segundo cliente Liberia, una de las dictaduras democráticas indefinidas de la costa oeste del continente africano. Por el estrecho de Malacca, que permite la conexión entre el Océano Pacífico y el Índico, circulan también miles de barcos al año y el tráfico aumenta, y etcétera, etcétera...Los ávidos mercaderes están esperando que se funda el hielo del ártico un poco más para perennizar la via norte que une el Atlántico con el Pacífico, para facilitar el paso de superpetroleros como el Knock Nevis, de más de 400 metros de eslora, que no puede pasar ni por Suez, ni por Panamá, ni por el canal de la Mancha. Destruir el ártico, una manera como cualquier otra de aumentar beneficios.