Somos una red de investigadores que trabaja para la libre circulación del conocimiento y para mejorar el diálogo entre las ciencias del mar y el conjunto de la sociedad.

1 jun. 2009

El aluminio y el mar

El aluminio está cada vez más presente en nuestras vidas. Desde que se consiguió aislar de forma eficaz a principios del siglo XX su producción y su consumo han aumentando cada año. El aluminio se extrae de la bauxita en dos etapas: en la primera se genera óxido de aluminio y en la segunda etapa el aluminio refinado.

Con un kilo de roca-bauxita se generan 250 gramos de aluminio y 750 gramos de deshechos combinados con más deshechos que provienen del material añadido para purificar el metal. En 2008 la producción mundial de bauxita rondaba los 200 millones de toneladas; tremenda producción genera más de 175 millones de toneladas de deshechos sólidos y ni sé cuantos millones de litros de gases contaminantes que alimentan la lluvia ácida etc, etc, etc.

El aluminio en si es una buena cosa, de hecho: viva el aluminio!

Pero claro,
Pero bueno!
Las empresas productoras de aluminio son las más contaminantes del mundo.

Como ejemplo la planta de Alcan-ExPechinay en el Mediterráneo francés. Esta fábrica tiene dos sistemas de evacuación de deshechos sólidos: uno en tierra que consiste en crear terrenos con pH superiores a 12 dónde no puede vivir ningún organismo, y el otro submarino.
El sistema de evacuación submarino vierte cada año aproximadamente 300 mil toneladas de deshechos directamente al Mediterráneo. Habéis leído bien 300 mil toneladas de deshechos al año, lo hace vía una canalización que nace en su fábrica de Gardanne, pasa por Roquevaire, Aubagne, La Gineste y termina cerca de la calanque de Port Miou donde vomita su contenido a 2400 metros de profundidad.

El mismo problema existe en la costa canadiense donde la misma empresa utiliza estrategias parecidas para deshacerse de los deshechos. En el caso de la desembocadura del rio San Lorenzo más del 25% de los mamíferos marinos presentan tumores asociados con la polución.

Si estas empresas destruyen los ecosistemas con total impunidad en medio de paises costeros con democracias sólidas como son Canada y Francia, en regiones con un alto nivel de protección medio ambiental como es el caso de las “calanques” en la costa azul,
qué ocurre en las fábricas de aluminio de Guinea, Ghana, Vietnam, Brasil o Venezuela?

Qué hacer?
La verdad es que no sabemos qué hacer,
pero nos parecía importante que circulara la información.