Somos una red de investigadores que trabaja para la libre circulación del conocimiento y para mejorar el diálogo entre las ciencias del mar y el conjunto de la sociedad.

12 may. 2010

British Petroleum, el Golfo de México y los Hidrocarburos:
el necio el valor y el precio

Hay un tipo de información que se va acumulando sin saber encontrar el camino que le conduce al público. El incendio de la plataforma petrolera “Deepwater Horizon” el 20 de abril es, además de un crimen, una ocasión para ordenar y presentar parte de esa información.

Presentar por ejemplo la síntesis batimétrica realizada por el equipo de Harry H. Roberts de la universidad de Louisiana que nos permite hacernos una idea de la complejidad que ofrece el fondo submarino del Golfo de México. En la imagen podemos observar la linea de costa con el delta del Mississippi, una plataforma continental, un talud rugoso en el que se ve un cañón submarino principal que conecta el delta con la cuenca profunda.

Síntesis batimétrica del Golfo de México realizada por la universidad de Louisiana.

Muchos elementos resultan sorprendentes de esta región del océano. Lo que nos llama hoy la atención es que en el Golfo de México existen actualmente más de 3800 plataformas petroleras que extraen hidrocarburos del territorio submarino de los Estados Unidos, en profundidades que van desde los pocos metros metros hasta los 2400 metros bajo el nivel del mar, y suministra el 25% de la producción norteamericana de petroleo y gas.

3800 plataformas son muchas plataformas, nos podemos hacer una idea de tan rentable paisaje gracias a la imagen siguiente, realizada por la NOAA, en la que aparecen superpuestos el relieve del fondo del mar en azul y la posición de las plataformas en amarillo.

Imagen NOAA de las más de 3800 plataformas que trabajan en el Golfo de México.

Y seguimos ordenando la información y encontramos que la plataforma que se incendió el pasado 20 de abril no ofrecía garantías desde el año 2002, y los informes técnicos indicaron fugas hasta el año 2005.

Oh 2005! recordaremos, sin mucho esfuerzo, que en agosto del 2005 el huracán Katrina devastó parte del Golfo de México destruyendo 30 plataformas y 5 perforaciones petroleras causando daños materiales cifrados en 200 mil millones de dólares. En ese desastre se desplazó a más de un millón de habitantes de la zona costera, se destruyeron 200000 hogares y murieron 1836 personas. Si el desastre fue de tal envergadura se debe, principalmente, a que la extracción de hidrocarburos cerca de la linea de costa tiene como consecuencia el hundimiento de las zonas vecinas. Dicho de otra forma, según la información proporcionado por el USGS, en 2005 murieron más de mil personas por la elevación anormal del nivel del mar relativo, debido a la actividad petrolera en el Golfo de México.

En ese año, recordemos el 2005, los ingresos de la compañía British Petroleum fueron de 250 mil millones de dólares y los beneficios netos de 22 mil millones de dólares. Otras compañías como ExxonMobile, que también opera en el Golfo de México, cerraron el ejercicio del 2005 con unos ingresos de 370 mil millones y unos beneficios netos de 36 mil millones de dólares.

Si presentamos estas cifras es porque la frase “BP pagará los daños” , pronunciada por el presidente Obama, genera algunas dudas y requiere seguir ordenando la información:

Cuál ha sido la mayor catástrofe natural asociada al petroleo en las costas norteamericanas?

Fue el el naufragio del Exxon Valdez en 1989 frente a las costas de Alaska, dejó 250000 barriles de petroleo entre la costa y el fondo del océano. La empresa culpable, en este caso ExxonMobil, fue condenada a pagar, 8 años más tarde, dos mil millones de dólares; algo así como el 0,5% de sus ingresos en un año.

Cuál es el valor de la biodiversidad en el Golfo de México?

Cuál el valor de los ecosistemas aniquilados?

Cuál es el valor de 1836 personas?

Y el de 1 persona?

Solo el necio les pone precio: 0,5% de sus ingresos.

Necesitamos una política sólida que regule sin hipocresía la extracción de recursos naturales del océano, priorizando la vida de los habitantes de las zonas vecinas y la conservación de los ecosistemas.